LA 4 ESTACIONES DEL CEA

 

 

INVIERNOColores de la Primavera

El Paisaje. En el invierno, lluvioso en la Cabecera del Cea y frío en las llanuras, tanto el Bosque de Ribera como los Bosques de Roble albar y los hayedos de la Cabecera del Cea se encuentran desprovistos de sus hojas, lo que, unido al aletargamiento de los cultivos de las tierras circundantes al Cea, sembradas en otoño, posibilita una variada gama de tonos marrones característicos de esta estación. A ello contribuye igualmente las especies de árboles marcescentes, con sus hojas secas en el invierno, como el Melojo o Rebollo de la zona de transición y el Quejigo que cubre pequeñas manchas más hacia el sur.

La encina, que mantiene sus hojas en invierno, comparte el espacion con el Melojo o Rebollo, que las guarda marchitas, fenómeno conocido como mercescencia.

Este conjunto de tonos marrones sólo se ve alterado por los verdes de las praderas, de la vega, de los pinares de repoblación y de los encinares de la zona baja del Cea, minoría en el paisaje general.

Las Gentes. En invierno los pueblos quedan, se diría, abandonados, ya que muchas personas mayores se encuentran en la ciudad, pasando el invierno con sus hijos. Las labores del campo se detienen, por lo que reina la más absoluta tranquilidad, sólo quebrantada por la Navidad, durante la cual se recupera de nuevo el bullicio con la celebración de las fiestas.

La Fauna. En invierno, los animales adoptan diferentes estrategias de supervivencia, debido a la escasez de alimentos. Así, tenemos las especies sedentarias, presentes todo el año, entre las que hay que hibernan, como algunos mamíferos (Oso, Erizo, Lirón, Desmán), los animales llamados de "sangre fría", que desaparecen en invierno por completo ya que dependen de la temperatura externa para regular su propia temperatura (como reptiles y anfibios), y los insectos, que utilizan la misma "táctica" que las plantas (son anuales, con lo que los adultos mueren, perviviendo los huevos enterrados).

Otras especies, en cambio, mantienen su actividad durante la época fría, como nosotros los humanos, la mayoría de los mamíferos (Ciervo, Corzo, Jabalí, Lobo, Zorro, Gato montés, Gineta, Nutria,…), todos los peces (Barbo, Trucha, Gobio,…) y las aves.

Entre los mamíferos, los hay incluso que, como el Lobo, prefieren copular en estos meses fríos, o como el Ciervo, que se encuentra amamantando a sus crías: esto les sirve para que los partos coincidan con la llegada de la primavera, cuando los alimentos son más abundantes. Entre los peces, la Trucha es especial, debido a que es la única especie que se reproduce durante estos meses fríos, ya que el resto espera la primavera e incluso el verano.

Bandos de Avutarda, el ave más emblemática de las llanuras del Cea.

En relación a las aves, encontramos aquellas que tienden a agruparse para buscar juntas el alimento, como muchos pájaros que forman grandes bandos en los que encontramos diferentes especies juntas: Jilgueros, Herrerillos, Carboneros, Pinzones, Verdecillos, Pardillos,… En esta época también podemos contemplar los espectaculares "rebaños" de avutardas, que una vez llega do el invierno se agrupan en bandos que pueden superar el centenar de individuos, siendo ésta la estación idónea para avistarlos.

Otras aves, en cambio, pasan el invierno prácticamente en solitario, como Gavilán, Ratonero, Cernícalo vulgar, Urogallo, Alcaraván, Lechuza común, Pito Real, Pito negro, Pico mediano, Pico picapinos,…

A las aves sedentarias se unen aquellas que, procedentes del Norte de Europa, vienen hasta los alrededores del Cea a pasar el invierno. Así, por un lado están aquellas aves que aportan más individuos a la población sedentaria, como es el caso de la Garza Real, Ánade Real, Aguilucho pálido, Avefría, Paloma torcaz, Lavandera blanca, Mirlo común, Zorzal común,…

Por otra parte están aquellas aves que sólo podemos contemplar durante el invierno, como muchas acuáticas: Ánade rabudo, Pato cuchara, Cerceta común, Porrón común o el Porrón moñudo, que vienen tanto al Río Cea como a las múltiples lagunas que se extienden por las tierras, repletas de agua durante esta época, o como Grulla común, Ganso común, Zorzal Real, Zorzal alirrojo, Estornino pinto,…

Pico mediano